Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo. Para más información pulse aquí

Cómo saber si un coche tiene cargas

Cómo saber si un coche tiene cargas

Antes de comprar un coche usado es muy importante cerciorarnos de que no nos va a costar más que el precio que le paguemos al vendedor por él, al menos a corto plazo.

Para ello debemos descartar cualquier pago pendiente asociado al vehículo en cuestión, además de conocer otros detalles que nos eviten disgustos económicos posteriores a la compra del vehículo.

En primer lugar nos interesa saber si el coche:

  • Tiene multas pendientes
  • Tiene impuestos sin pagar, por ej. el impuesto de circulación
  • Si está embargado
  • Si está involucrado en alguna causa judicial en curso
  • Otras posibles situaciones, como que se trate de un vehículo de renting, o que haya sido usado como taxi.

Una vez superado ese primer examen, debemos comprobar si el estado del coche es el que realmente nos ha contado su dueño para evitar tener que incurrir en gastos adicionales a las pocas semanas de haber hecho la compra, que podrían ser incluso superiores al coste del vehículo.

Concretamente nos interesará conocer:

  • Estado de la chapa, golpes, óxidos, etc...
  • Funcionamiento de luces, cerraduras, etc...
  • Estado de los neumáticos
  • Estado del interior del vehículo
  • Funcionamiento de la electrónica del vehículo
  • Resultado de la revisión mecánica
  • Resultado de la prueba dinámica del vehículo
  • Diagnosis de la centralita del coche

Esta comprobación es fácil realizarla cuando el vehículo objetivo se encuentra en tu radio de acción, pero se complica cuando el vehículo está en una ubicación alejada de la nuestra.

Índice

  1. ¿Cómo podemos solventar esto?
  2. ¿Para qué nos sirve cada uno de estos datos?
  3. CONCLUSIÓN
Aquí es donde entran en juego los informes o historiales de coches, y cada uno nos ofrece diferentes datos acerca del vehículo que nos vamos a encontrar.

Entonces es cuando nos ponemos a comparar qué contiene cada informe y cual nos dará la información que nos interesa:
Informe DGT Informe Carfax Informe Check&Car
Nombre y dirección Propietario tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Impuesto de circulación pagado tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Datos última ITV tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Embargo* tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Multas pendientes tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Coche de Renting tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Uso como Taxi tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Uso empresa o Particular tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Fechas de transferencia tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Localidad del Propietario tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Chapa, golpes, óxidos, etc... tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Estado de luces, cerraduras, etc... tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Estado de neumáticos tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Interior del vehículo tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Electrónica del vehículo tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Revisión mecánica tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Prueba dinámica tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
Diagnosis taller tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok tick vehiculo chequeado ok
*La situación de embargo se conocerá siempre que haya sido comunicada previamente.

Para poder comprar un vehículo usado con total seguridad, lo más recomendable es solicitar al vendedor que te entregue aquellos informes en los cuales figura dicha información. Si accede a ello, será una buena señal de que el coche está en el estado que te está contando.

Nombre del propietario:

nos permite, en el caso de vehículos particulares, asegurarnos de que la persona que nos quiere vender el coche es su auténtico dueño, así como saber si es el único titular o existen copropietarios a tener en cuenta a la hora de la transferencia.

Impuesto de circulación:

Si el vehículo no ha pagado el impuesto de circulación, no se puede hacer la transferencia del mismo a un nuevo propietario, así que lo que puede suponer es una demora más que un gasto en sí mismo.

Datos de la última ITV:

Te permiten conocer el último kilometraje registrado.

Multas pendientes:

Las multas no se heredan del vendedor al comprador, así que no deben suponer carga alguna. Cuando no se podría realizar la transmisión del vehículo sería en el caso de que el propietario acumule al menos cuatro sanciones graves o muy graves que se encuentren en vía administrativa. En ese hipotética situación el informe de la DGT sí que nos lo indicaría (o en el momento mismo de intentar realizar la transferencia del vehículo en la DGT).

Coche de renting, usado como taxi o de empresa:

Este tipo de coches suelen tener un uso más exhaustivo que un coche particular, por lo que a priori el kilometraje ha de ser alto, y las averías futuras serán más frecuentes. Si un coche con un kilometraje bajo aparece en el informe como que ha sido usado profesionalmente, podemos sospechar de una manipulación del cuentakilómetros.

Fechas de transferencia:

Nos permite conocer cuantas veces ha cambiado de titular un vehículo. Aunque no es una regla escrita, cuantas más manos lo hayan manejado, mayor posibilidad de aparición de problemas.

Localidad del propietario:

Aunque no tengamos su nombre, la localidad de residencia del propietario nos permite conocer la ubicación del vehículo y si ha sufrido los envites de la ciudad o por el contrario se ha movido por zonas más rurales, más montañosas, costeras (mayor problema de aparición de óxidos), lluviosas, etc...

Vehículo en situación de embargo:

Un vehículo embargado se puede transferir si así lo estipulan comprador y vendedor, pero no le será entregado el permiso de circulación a este último hasta que se quite dicho precinto al vehículo.

Estado de la carrocería:

Los óxidos son el mayor problema que puede presentar un coche. Muchas veces no se ven en un rápido vistazo, pues se pueden esconder en juntas o lugares de difícil acceso. Pueden ser causa de una rápida corrosión del vehículo, de forma que habría que tratarlos cuanto antes, con el consiguiente pintado de toda la pieza o piezas afectadas. Un sobrecoste demasiado elevado.

Estado de luces, cerraduras, etc...:

El estado de las luces es complicado de comprobar por una sola persona, o si esta comprobación se realiza de día, pero pueden ser motivo de multa sin que nos hayamos percatado del problema.

Estado de neumáticos:

Conocer la profundidad del dibujo del neumático nos permitirá calcular cuando nos tocará realizar el siguiente cambio de ruedas, y cuantas serán las afectadas. No es lo mismo tener que cambiar un par de ruedas a los 6 meses de uso que las 4 ruedas al poco de haber realizado el desembolso para la adquisición del vehículo.

Interior del vehículo:

Techos descolgados, tapicerías sucias, volante pegajoso..., pueden suponer un sobrecoste con el que no contábamos pero que no dudaremos en realizar si nos impiden disfrutar de la conducción.

Electrónica del vehículo:

Un chivato encendido puede alertarnos de problemas que esté sufriendo el vehículo y que no se nos hayan comunicado verbalmente. El coste y la urgencia del arreglo variarán en función del problema.

Revisión mecánica:

Descartar problemas en el motor, amortiguaciones, escapes,... Al igual que en el apartado anterior, suele evitar sobrecostes considerables.

Prueba dinámica:

En esta prueba descartas problemas de la conducción que pueden no encontrarse en una revisión o en la diagnosis. Por ej. que un coche dé tirones puede estar asociado a suciedad en el filtro del aire del motor, lo cual dependiendo del modelo puede suponer entre 100 y 200 euros de coste a mayores.

Diagnosis de taller:

Pasar un vehículo por una máquina de diagnosis hará que descartemos adquirir uno con problemas muy importantes.

Si el vehículo tiene ya unos años, lo más probable es que con este tipo de informes se detecten fallos, que aunque sean pequeños, serán de un coste superior al del propio informe.

De esta forma, podrás pedirle al propietario que subsane el fallo antes de llevar a cabo la compraventa del vehículo, de forma que ya amortizarás la inversión en el informe.

Y si el resultado del informe te indica que el vehículo tiene todo en regla, pues alégrate porque acabas de confirmar que te estás llevando una joya :)
sello de calidad Check&Car
¿Tienes alguna duda?
No dudes en escribirnos por WhatsApp